Un mantenimiento adecuado puede llegar a alargar la vida útil del aire acondicionado y evitar averías producidas por falta del mismo. El mantenimiento preventivo se basa en una revisión exhaustiva de cada equipo de aire en la que se incluye la limpieza, revisión de piezas, filtros, etc.